sábado, marzo 24, 2007

La fiesta de Graduación

Pues esta semana he sido invitado por mis colegas a su graduación. Resulta que como aquí la universidad, los semestres son independientes, pues terminan en ésta época del año. Cada uno regresa a su ciudad de origen, a trabajar, de modo que este día se conmemora porque es una bonita manera de decírte que no nos vamos a ver mas, o quien sabe.
楽しくて悲しかったでした
Al llegar por la mañana al pabellón de deportes de la universidad, me encontré con el despliegue de kimonos mas grande que he visto hasta la fecha, y no sólo éso, sino que la mayoría eran kimonos de gala, por lo que resultó de lo mas pintoresco. La verdad que la nota de color la pusimos los extranjeros, que apenas éramos 7, y nosotros mirábamos a los japoneses por sus vestimentas, pero ellos nos miraban a nosotros sin parar.
Con la preciosa Yasawa
Con el Maestro Futbolero Jun

Además, ésta vez la nota de color era de verdad, nuestro colega Evans (de Kenya) se había traido a su hermana desde Londres, obviamente los dos son de raza negra, por lo que me imagino que para muchos de los allí presentes, era la primera vez que podían ver realmente que son personas con dos brazos, ojos y piernas igual que ellos.
La familia felíz intentando leer el programa

Nos metimos dentro, y la ceremonia comenzó. Aparentemente parecía una graduación como las que podemos ver en España, pero no, la cosa fue un poco diferente, pues aunque había que aguantar el rollo del director de la escuela, para casi todo había que levantarse todo el mundo del asiento para hacer reverencias.

El director fue nombrando uno a uno las diferentes facultades o ramas de estudio, y todos los que habían estudiado esa rama se levantaban del asiento. Luego, de entre ellos, el director decía el nombre de la persona que tenía el mejor expediente, y sólo y únicamente esa persona subía al escenario del gimnasio a recoger el diploma. Así, con todas las facultades.

Luego, y dado que ésta es una universidad religiosa (de la TenriKyo), el equivalente a su Papa subió al escenario y les recitó un insufrible discurso. Tras ello, se cantó el himno de la universidad, y se terminó la ceremonia. Entre pitos y flautas, la ceremonia duró hora y media, y lo que más me gustó, aparte de las chiquitas tan monas embutidas en sus kimonitos, fue que la música ambiental a lo largo de toda la ceremonia fue real, tres grupos de músicos se afanaban por intercambiarse y "pinchar" música clásica, tradicional y un coro de voces.

Me hizo gracia que los alumnos se durmiesen durante el transcurso de los discursos, porque es lo mismo que hacen en las clases, increíblemente, los alumnos se duermen en el transcurso de las clases, porque aquí sí que es verdad que una vez que entras en la universidad, cuatro años mas tarde, que es lo que dura, sales con el título en las manos, lo cual no dice mucho del sistema educativo universitario japonés, y miédo me da el ponerme enfermo y quedar a merced de un médico japonés (ya os contaré mas historias al respecto, porque ... miedo dan).
El caso es que ésta vez se durmieron los padres también, jejeje, creo que Arturo ha sacado fotos que lo prueban :)

En fin, que al terminar la ceremonia, se fueron a rezar al templo. Si, ya lo se, pero lo tenía que contar.

Tras los rezos, todos nos juntamos en el edificio principal de las clases, donde a cada uno, y en su propia clase, les entregaban una bolsa con el título y un pequeño obsequio de la universidad, y luego, todo el mundo se metió en un salón a comer sushi y demás viandas del país. Nos pusimos las botas a comer y a beber. La música en el escenario, otra vez, real, una orquesta de jazz, pero la verdad que tocaban una música bonita, pero demasiado triste para mi gusto.
Con Masa y Miho ¡¡No os vayais!!

Al terminar, los de español, nos fuimos a un restaurante a comer y beber. La verdad que en un principio me asustaba el hecho, de que todos los demás que tenían el español como lengua materna no podían venir (a excepción de Glen), porque temía que no pudiese comunicarme con nadie, de hecho, la primera frase que me dijo uno de los profesores al verme, delataba que tal vez no podría comunicarme con nadie, pero.... al contrario, mi japonés floreció como una rosa, hablé sin parar, nos reimos mucho, lo que no podía decir, me lo entendían por mi mímica.
El caso es que lo pasé en grande, por primera vez me he sentido como uno mas, no como la mascota del departamento de español como me veía hasta ahora.
Muertos de risa
Un Culpable de que yo esté en Japón


Por cierto, en ésta foto, los dos chicos que aparecen, son los dos últimos chicos que quedan en la universidad que fueron a Salamanca hace cuatro años, y son del mismo grupo culpable a que yo hoy en día esté aquí.

Luego, y como colofón de toda fiesta en Japón que se precie, al karaoke, a cantar como perras, yo esta vez, intentando leer las letras puesto que los colegas cantaban canciones en japonés.

Lo trieste es que el 80% de las personas que conocía, han abandonado éste día la universidad. No tengo miedo, me pasa ésto todos los años desde hace siete, y ahora, este empezar de nuevo, lo afronto desde una nueva perspectiva, ahora me voy a comer japón con patates, bueno, eso si las vuelven a vender en el supermercado, que han pasado unos días sin aparecer.

El caso es que... suerte a todos en vuestra nueva vida, donde quiera que sea.

¡¡A Costa Rica se ha dicho!!
¡¡GRACIAS POR TODO!!

Etiquetas: ,

2 Comments:

Blogger UTRE Dixo...

primero, lo bien que te lo pasas

segundo, los colegas japoneses de salamanca, son japoneses.. ¿negros?, porque están mas morenos que tu

tercero, lo del karaoke genial, que sentimento....

cuarto, no te pongas triste que te queda menos para venir y nosotros te hablaremos en español y te vamos a querer mucho

quinto, levanta tira dela manta quinto levanta tira del manton

sexto, camilo dicese de cantante ibérico inclasificable....

séptimo, descansó hala ya está bien

9:24 p. m.  
Anonymous Anónimo Dixo...

Killo, muchas felicidades, que hoy es tu santo. A ver si dejas de dar vueltas, que te vas a marear. Un abrazote. Banyú.

7:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home